SANDOVAL (Fernando Sandoval) - (1.923 - 1.924)



Mi personal agradecimiento a Pablo Valdés (autor del libro "Historia del Automóvil en Zaragoza") por haberme facilitado datos acerca de esta marca y la imagen del boceto de Pablo Piqueras que acompaña esta historia, procedente de su archivo personal.


Fernando Sandoval, era un ingeniero industrial que había fabricado varios aparatos motores y máquinas industriales y era gran aficionado a la mecánica. Se apasionó por los coches deportivos tras haber visto en sus viajes a Cataluña, diversas carreras de coches en las que participaban marcas como David, Hércules y otras.

Sandoval trabajaba en la fábrica de una empresa de cristalería llamada “La Veneciana”, ubicada entre los números 18 y 26 del Camino de Lapuyade de Zaragoza. Según el testimonio de un compañero de trabajo llamado Pérez Piqueras, entre 1923 y 1924 Fernando Sandoval construyó en esa fábrica un coche deportivo para su uso personal llevando a cabo una idea que le corría por la cabeza desde 1921.

El coche Sandoval tenía una carrocería de aluminio pulido y estaba equipado con un motor de 6 cilindros, caja de cambios Norton de 4 velocidades y era capaz de alcanzar una velocidad máxima de entre 80 y 90 Km/h.

Según el libro de Pablo Valdés, este automóvil nació como consecuencia del auge y la fama que las carreras de "voiturettes" (vehículos ligeros), tenían en aquellos años y de la afición de Sandoval por esas carreras. A la menor oportunidad, Sandoval desafiaba y apostaba contra cualquier otro automóvil, en que el suyo corría más, la astucia del ingeniero era bien patente, pues la potencia y cilindrada de su coche era mayor, por ello siempre corría con ventaja. Fueron muchas las carreras que este coche de Sandoval hizo por el camino junto al Canal Imperial, desde la Playa de Torrero, hasta Casablanca, una ruta predilecta para tan pintoresto personaje según el testimonio de Pérez Piqueras (que trabajó cuando tenía 17 años en dicha fábrica).

Se sabe que Fernando Sandoval comenzó la construcción de un segundo automóvil que no llegó a terminar debido a los costes de fabricación.

Para tener una idea de cómo era el coche Sandoval, a finales de los años 1990, Pépez Piqueras (el compañero de trabajo de Sandoval), hizo para Pablo Valdés el boceto del coche que acompaña esta historia y que amablemente el Sr. Valdés me ha cedido para su publicación.