DUIKER (G.N.W. Duiker) - (1.972)



Un poco de geográfica histórica

En un principio, Rodesia o Rhodesia fue el nombre dado durante el mandato británico a una amplia región conquistada por el empresario y colono Cecil Rhodes en el sur de África. Estas tierras se reorganizaron posteriormente en dos regiones; Rodesia del Norte y Rodesia del Sur o sólo Rodesia o República de Rodesia. Tras su independencia, esas regiones pasarían a llamarse respectivamente Zambia y Zimbabue.

Los orígenes de la “Willowvale Motor Industries Limited”

En 1967, en medio de la constante inestabilidad política de la zona, la empresa estatal “Industrial Development Corporation” se hizo cargo de las operaciones de la “Ford Motor Company of Rhodesia” y de la “British Motor Corporation of Rhodesia” y fundó la “Willowvale Motor Industries Limited”. Esta empresa de Zimbabue, contaba con dos plantas de ensamblaje, la fábrica principal estaba situada en Willowvale, Salisbury, y la otra en Umtali, y se dedicó durante casi 20 años y hasta su desaparición en 1986, al ensamblado bajo licencia, de automóviles de distintas marcas.

El prototipo "G.N.W. Duiker" o simplemente "Duiker"

Con el objetivo de proponer la fabricación de un coche “nacional”, G.N. Ward, director general de la “Willowvale Motor Industries“ diseñó y presentó en 1972 un prototipo llamado “Duiker” (también conocido como “G.N.W. Duiker”) (Duiker es el nombre de un antílope). En una entrevista de prensa, Ward afirmó que el “Duiker” tenía un gran potencial de exportación. Básicamente, la motorización, el chasis y el sistema de frenos eran importados (procedentes del Renault 12) y el resto del coche se fabricaría a nivel local.

El prototipo se presentó en versión de dos plazas o roadster, con un techo duro fijo, que opcionalmente podría solicitarse en formato extraíble, pero el “Duiker” podía albergar una gran variedad de estilos de carrocería, incluyendo modelos Station Wagon y Pick-Up. La carrocería de fibra de vidrio era fuerte, ligera, fácil de reparar y tenía un alto factor de seguridad en caso de accidente. La suspensión era independiente, toda con barras de torsión. En el “Duiker” era muy fácil ajustar la altura del tren de rodaje del coche para poder adaptarse a las necesidades de sus propietarios en función de su utilización. Para un agricultor, por ejemplo, podía elevarse hasta 150 mm (6 pulgadas) respecto a la altura estándar.

Según su creador, el “Duiker” podría alcanzar una velocidad máxima de 137 Km/h. y su precio de venta no superaría los 2.000 dólares. El objetivo de G.N. Ward con el “Duiker” era producir un vehículo atractivo estéticamente, que llenara un vacío existente en la gama disponible de vehículos, pero desafortunadamente nunca llegó a ser producido en serie.